Treinta minutos de excelente trabajo en ambos lados de la pista, pese a la evidente diferencia física entre ambos equipos, no le bastaron al Unelco Junior para hacerse con la victoria en el encuentro que hoy le medía al Santa Cruz en el Paco Álvarez.

Merced a las defensas alternativas y una buena circulación de balón, todo ello pese a la evidente merma física de Tapha Niang que ha realizado un extraordinario esfuerzo para estar en la pista lesionado, el cuadro eléctrico dominaba el juego y el electrónico en muchas fases de los tres primeros períodos ante un cuadro visitante que basaba su juego en el lanzamiento exterior ante la imposibilidad de hacer valer la evidente superioridad física de sus cuatro jugadores africanos, controlados en todo momento merced al desgaste físico de los rojinegros.

Ya en el cuarto final, tras las eliminaciones por faltas de algunos de los jugadores grandes eléctricos, esta diferencia se terminaría imponiendo pese al esfuerzo absoluto de los eléctricos que dejaron un excelente sabor de boca.